Se agregó correctamente a la Bolsa de compras
Producto

Cómo vestirse para el teletrabajo

 

Comunicar seguridad y confianza en tiempos de incertidumbre no es fácil. Nuestras vidas cambiaron. El coronavirus provocó un nuevo orden social y una reestructuración en todas nuestras labores diarias. Hay personas que deben salir a trabajar, mientras otras pueden realizar sus labores en casa, a través del teletrabajo, un privilegio al que nos seguimos adaptando.

Lo primero que debemos considerar es que las prendas de vestir, comunican. Por eso te dejamos los siguientes consejos para que sepas cómo vestir para el teletrabajo.

1. Prendas claves

Lo más importante es que las personas estén formales. Ya que lo principal es que el interlocutor pueda descifrar el mensaje visual que se quiere comunicar: profesionalismo y eficiencia.

2. Colores

Una buena alternativa es usar una paleta de colores neutros. Si no te gusta lo arriesgado, opta por colores lisos y planos. Por otro lado si quieres destacar, para estas instancias el rojo y el azul te energizan.

3. Cuidado con los estampados

Cuando nos vestimos, a veces tomamos riesgos al mezclar texturas o estampados diversos para darle un toque especial a nuestro look. Pero aquí hay que tomar en cuenta que el mundo frente a las cámaras es distinto: no queremos entregar demasiada información porque podría abrumar a la otra persona detrás del computador. Es fundamental que la ropa que tengas puesta no sea con estampados muy pequeños, porque producen un efecto de vibración.

4. La importancia del fondo en la videollamada

Los fondos deberían ser siempre neutros. Aunque no quieras, el fondo de la videollamada también está vinculado con lo que quieres comunicar. Por lo mismo es mejor tener un solo cuadro atrás y no 300 cuadros, porque van a provocar demasiada molestia visual. La luz es otro elemento a considerar.

5. ¿Está bien arreglarse solo de la cintura para arriba?

No, porque demuestra poca preocupación en cuanto a la presentación personal, además de estar expuesto a chascarros.

6. Presentación personal

Más allá de la ropa que uses, es importante que dediques tiempo para preocuparte de ti y tu imagen, de la vestimenta y del aseo. No porque estemos en nuestra casa, podemos estar en un Zoom de trabajo no duchados. La idea aquí es comunicar no verbalmente a la jefatura que, pese a la adversidad, existe una preocupación por la presentación personal.